UN HOTEL PARA JANE EYRE

  Promedia la estadía en el Viejo Hotel. La brújula del verano parece haber enloquecido y en Ostende el clima va desde el sol pleno al chaparrón imprevisto. En la valija traigo un ejemplar de Jane Eyre. De chica había leído una adaptación que no me dejó ningún recuerdo. En la versión completa al fin … Continúa leyendo UN HOTEL PARA JANE EYRE

20 Años Promoción 1979

Discurso leído el 3/12/1999 en el Aula Magna Señor Rector, señor presidente de la Asociación de Ex-alumnos, profesores, compañeros. Buenas noches. En primer lugar, quiero decir que me he hecho cargo de estas palabras en nombre del Turno Tarde por obra del azar más absoluto. No hay ninguna razón para que sea yo y no … Continúa leyendo 20 Años Promoción 1979

En torno a «La mayor» de Juan José Saer

    Por María José Eyras* “Otros, ellos, antes, podían. Mojaban, despacio, en la cocina, en el atardecer, en invierno, la galletita, sopando, y subían, después, la mano, de un solo movimiento, a la boca, mordían y dejaban, durante un momento, la pasta azucarada sobre la punta de la lengua, para que subiese, desde ella, … Continúa leyendo En torno a «La mayor» de Juan José Saer

Sillas en la vereda, Cecilia Sorrentino

Un detalle, un destino Hay lectores que tienen el don del hallazgo. Si un texto esconde una perla, la sacan a la superficie, multiplican las resonancias de sentido, ponen esa perla en valor. En su primera novela, Sillas en la vereda, Sorrentino traslada naturalmente ese don a la escritura. Apenas comenzado el relato, la sobrina acompaña a … Continúa leyendo Sillas en la vereda, Cecilia Sorrentino

Acerca de «En Grand Central Station me senté y lloré» de Elizabeth Smart

Una pasión no correspondida Pocas veces al cerrar una novela aparece con tanta contundencia la palabra “extraordinaria” como sucede con ésta.  Tanto en su primer sentido -fuera de lo común- o en los que se derivan cuando nos hallamos frente a una escritura de rasgos infrecuentes. De joven, Elizabeth Smart encuentra un libro de poemas de … Continúa leyendo Acerca de «En Grand Central Station me senté y lloré» de Elizabeth Smart